martes, 17 de junio de 2014

Los 7 días en New York!!!!!!! Parte I

Llegamos ya de noche, veníamos como les conté en el post anterior desde Washington D.C. y nos detuvimos en Philadelphia. La elección del alojamiento pasó por varios lugares, éramos 5 personas  y en New York las habitaciones para 5 no son comunes, muchísimo menos con estacionamiento. Inicialmente reservamos en Queens en un hotel que nos recomendaron pero resultó tener puestos de estacionamiento limitados, tenía el metro a una cuadra pero representaba hacer transferencia también en las líneas del metro. En las mañanas no nos importaría el recorrido pero en las noches, ya de regreso, estaba segura de que no sería agradable. Buscando en internet conseguí otro lugar de la misma cadena de hoteles pero que quedaba en New Jersay, aunque no estaba totalmente segura de que mi elección fuera la mejor, fue la que tomé. Tomé en cuenta que tenía estacionamiento, la parada del autobús estaba justo en frente y era su primera parada, incluía desayunos con comida caliente (algo no muy común), nevera y microondas.  Y para qué el estacionamiento? dirán ustedes... pues resulta que aunque todo el mundo nos recomendó no utilizar carro, yo quería que tuviéramos libertad en la noche para visitar algo más, un centro comercial por ejemplo, o salir hacia zonas más lejanas que no implicaran Manhattan, ir a cenar, cualquier cosa, me da claustrofobia pensar en que no puedo moverme cuando quiera. La decisión del carro se completó cuando vimos que la diferencia entre entregarlo y quedárnoslo no era significativa, recuerden que hay que ir al aeropuerto y pagar taxi también.
Para nosotros fue lo mejor, aunque hay que resaltar algo...... les dije ya que tenía unas amigas espectaculares verdad? pues en New York tengo una.. bueno, en realidad vive en Staten Island pero para los efectos es lo mismo.
Ya en el hotel nos recibe una simpática inexperta en los sistemas de reservación, el supervisor no estaba y ella no encontraba la habitación del tamaño que habíamos reservado.... tardó bastante y no lo logró, así que en cuanto llegó el supervisor y solucionó el problema terminamos en una suite y con coctel de bienvenida incluído, fue perfecto el inconveniente, estaríamos cómodamente instalados, mucho más de lo pensado, durante los próximos siete días.
Me comuniqué en cuanto llegué con mi amiga y me recomendó utilizar el día siguiente para familiarizarnos con la ciudad, luego organizaríamos lo demás, les confieso que intenté llevar el plan hecho en diversas oportunidades y no lo logré, lo único que llevé claro fueron las opciones de tarjetas que incluyen la entrada a todos lados para lo cual había escogido el New York Pass. Hay muchísimas, los precios varían y los lugares a visitar también, aunque los más turísticos están en todas. Escogí esta tarjeta porque lo incluía todo, lo que pensábamos visitar y lo que no. Pensé en comprarla desde antes del viaje y me alegró no haberlo hecho. Yo pensaba comprarla para 7 días, mi amiga me recomendó que solo comprara 3 o querría salir huyendo de la ciudad, la sugerencia fue perfecta.
1er día: Alrededor de las 9 de la mañana y después de desayunar, nos paramos frente al hotel en la parada del autobús. En 20 minutos llegamos a Manhattan, a Port Autority que queda justo al frente del New York Times.
Al salir de la estación e intentar no mantenernos estáticos para que no nos tumbaran... comenzamos a aprender a caminar por las calles de la capital del apuro. Primer encuentro rápido, una tienda Cake Boss... mis hijos iban con la convicción de que probarían un canoli allá.... y seguimos caminando, Time Square,

 y todas las cuadras de Manhattan entre la 4ta., la 5ta. avenida. Una y mil fotos a todo. Niños no se separen, eso sonaba cada 5 minutos entre nosotros... y era temprano, no había mucha gente... Nos encontramos con la Biblioteca, sitio gratuito para entrar, por lo que lo hicimos, a partir del día siguiente tendríamos la tarjeta para todo lo demás y no tendríamos chance.
Es impresionante todo lo que uno puede caminar en un día.... mi amiga me decía en la noche cuando hablamos que la idea era que nos familiarizáramos.... nosotros tampoco creíamos todo lo que habíamos caminado.... Ya bien cansados, regresamos a Port Autority a buscar el autobús de regreso, gracias a Dios nos dejaba frente al hotel.
Aquí les dejo algunas fotos de nuestro recorrido a pie del primer día en Manhattan.







Pista de hielo del Rockefeller Center


Salida de la Biblioteca







martes, 20 de mayo de 2014

DE MIAMI A NEW YORK. III

Cuarto día
Salimos de Charleston recorriendo la ciudad que ya habíamos visto  de noche, una mezcla de Las Mercedes, La Castellana con El Hatillo a nivel comercial pero en la costa, donde la gente recorre los locales nocturnos entre tiendas de marca, hasta en minifalda y descalzos aunque la temperatura esté en 0 grados. Una ciudad que mantiene las casas típicas y un dejo a casas del terror saliendo de ella que también tienen su encanto.
Nos dispusimos al recorrido entre Las Carolinas, vía Newport News en Virginia. Para este día iríamos inicialmente a Richmond a casa de una amiga pero cambiaron los planes pues la hija tendría una competencia de natación, así que decidimos encontrarnos con ellos en el mismo hotel y conocer otra ciudad.
Hicimos una buena parte del trayecto entre haciendas agrícolas, ríos y ventas de productos cultivados, luego buscamos la I95 para agilizar el trayecto.

 Llegamos justo a tiempo para el coctel de bienvenida en el Embassy de Newport News, un hotel muy visitado por los familiares de militares que visitan la base que allí se encuentra y por personas que llegan al hotel después de las fiestas en la ciudad. Explico ésto porque mi comadre se quejó de que nadie en el hotel hablara español, ni hiciera el intento, podría sucederle a alguno. Los niños llegaron directo a la piscina, nosotros a calentarnos con los cocteles...
Al día siguiente no pudimos ingresar al fuerte donde eran las competencias, pues únicamente está permitida la entrada para residentes de USA o invitados directos de un militar, así que nos fuimos a un centro comercial, donde nos encontraríamos en la tarde con mi amiga y su familia para dirigirnos a Richmond. El centro comercial es un Prime como el de Orlando, así que mejor no nos pudo ir. Fue un día completo de tiendas. Bastante avanzada la noche, llegamos a Richmond a casa de mi amiga y nos encontramos con una ciudad espectacular para vivir tranquilos. Este sería el primer viaje en el que disfrutaríamos de los restaurantes con calma y con personas que nos llevarían a disfrutar de buena comida, a buenos precios. Como era Navidad, el esposo de mi amiga nos llevó a ver calles completas y casas decoradas, cómo ésta que es de un Venezolano. El esposo de mi amiga odia la navidad, pero tiene la paciencia de aceptar que a nosotros nos encanta.
Fueron dos días relajados, sin horario para dormir mucho y con la atención que solo saben brindar los amigos de toda la vida. Recorriendo tiendas y la ciudad. El último día nos llevaron a este paraíso.




Un resort de esquí al cual llegas entre casas hermosas tipo haciendas. En cuanto llegamos comenzó a nevar. Un total espectáculo para nosotros que jamás lo habíamos vivido. Los niños disfrutaron un rato de la nieve que se hizo copiosa en instantes y ya anocheciendo decidimos regresar, había que pasar una bajada bastante fuerte, así que una vez llegado a la zona plana, nos detuvimos a comer en un bar típico de las afueras. La persona que atiende es dueña, cocinera, mesonera, barman y muy simpática. La comida tarda un poco pero se hace divertido ver su desenvolvimiento y escucharla mientras pensábamos en que lo que estaba cocinando se quemaría. Luego de la cena nos despedimos de nuestras excelentes anfitrionas, mi amiga y su hija, ya amiga de mis hijos,  ellas regresarían a Richmond y nosotros continuaríamos viaje hacia Washington D.C. al que llegamos esa misma noche.
Escogimos quedarnos en el Marriot más que por su reputación por su ubicación, conseguimos una oferta que incluía el estacionamiento y los desayunos para los 5. Esto último no lo ofrece el hotel pero en la página donde lo reservé lo incluían, tuve que recordárselo en varias oportunidades al hotel y al final lo aceptaron. Hago esta salvedad pues cuando de cadenas de hoteles conocidos se trata, hay que estar pendiente de lo que se reservó y canceló, suele haber algunas divergencias pero siempre logran arreglarse.
Lanzamos las maletas en la habitación y fuimos a dar un ligero recorrido en carro por la ciudad para familiarizarnos con ella, en especial para ubicar en dónde nos convendría estacionar al día siguiente para recorrer con mayor facilidad lo que queríamos conocer..... aunque no sirvió de mucho.
Como habíamos comenzado el viaje soñando con ver la nieve, el cielo nos volvió a complacer....
Así amaneció Washington
Y nos complació de tal forma que dejó de nevar para que pudiéramos utilizar el día a plenitud, con frío, bastante para los que no estamos acostumbrados, pero se soportaba entrando a los museos...
Los puestos que encontrábamos eran por muy poco tiempo, máximo tres horas y estacionar allí para luego volver a cancelar era perder mucho tiempo. Preferimos ir al lugar más lejano, ya cansados de buscar....y estacionarnos en uno que era todo el día, aproximádamente 20 $, no lo recuerdo con exactitud, lo que si recuerdo es que escogimos el más lejano.... tuvimos que caminar bastante y ubicarnos para poder llegar a donde queríamos, los museos. No es que yo sea muy amiga de ir a museos, pero había que ir... para los que son amantes de museos es perfecta pues además todos son gratuitos.
Comenzamos por el del espacio,  que abrieron minutos después de nuestra llegada, luego visitamos el de Ciencias, creo que es el más famoso. Salimos buscando la Casa Blanca, no podíamos dejar de visitarla y el Congreso.

El Obelisco, al que le había tomado fotos la noche anterior, fue blanco de múltiples tomas en todos los horarios, haber sabido que lo iba a ver desde tantos ángulos y me hubiera esforzado menos la noche anterior. Decidimos volver a buscar la camioneta pues ya había anochecido y estábamos realmente alejados del estacionamiento, lo cual fue perfecto pues conocimos el metro de Washington.

Ya en la noche visitamos el Monumento a Washington, ahora sí conseguimos lugares perfectos para estacionarnos en donde queríamos y estábamos más familiarizados con todo. Aquí les coloco una vista del Obelisco desde allí.
Hicimos algunas paradas más, para ver algunos monumentos y nos fuimos a descansar al hotel, fue un día largo y caminamos bastante, había que recuperar fuerzas, ya habíamos cenado en un local de comida rápida que encontramos en una plaza antes de tomar el metro. Al llegar al hotel caímos rendidos.
Amaneciendo nuestro segundo día en Washington pretendíamos salir directo hacia New York pues queríamos parar en Philadelphia pero decidimos aprovechar para visitar también el cementerio, así que para no perder la costumbre de recorrer lo máximo que podíamos, fuimos a visitarlo, caminamos hasta la tumba de Kennedy y de nuevo a nuestro hogar, la camioneta.
Les regalo esta toma del Monumento a Jefferson, se ve el volumen de vuelos que maneja la Capital de Estados Unidos.
El trayecto hacia Philadelphia fue interrumpido por un "avistamiento"... una tienda IKEA que yo tenía pendiente visitar.... así que  ya  anocheciendo llegamos  a Philadelphia, eso no iba a cambiar nuestros planes. Queríamos visitar la estatua de Rocky y la Campana, dos lugares emblemáticos, no nos daba tiempo para mucho pero lo hicimos. La noche estaba bastante fría, así que las visitas fueron cortas y decididas.... foto, corre, al carro!!!!.
Y llegamos a New York, bueno, en realidad a New Jersey. En la próxima entrada les contaré nuestros 7 días en la capital del mundo.



lunes, 5 de mayo de 2014


De Miami a Nueva York. II
 
He retrasado este relato por lo largo, pero lo prometido es deuda.
A mi me fueron muy útiles las historias vividas por otros que encontré en la web y veo que los preparativos fueron muy leídos en éste, así que aquí les va, intentaré dar los detalles que más importancia tengan y que recuerde.
Lo del cupo CADIVI del primer post ya venció... aquí todo cambia rápidamente, ahora el recorrido deberían hacerlo al revés... De New York a Miami, con cupo viajero a tasa Sicad I, por ahora.

 Primer día:  Llegamos a Miami cerca del mediodía, inmigración se compadeció de nosotros o quiso salir rápido de los grupos con niños y abrieron una taquilla adicional por la cual pasamos sin esperar mucho, cosa que usualmente no sucede y deben contemplar mayor tiempo si lo llevan muy contado.
Nos trasladamos al edificio donde están los alquileres de autos, para los que no conocen Miami deben ingresar en un tren que los lleva hasta allá, no necesitan saber mucho más, hay indicadores que los guían. El aeropuerto se comunica con la zona de alquileres, donde están en una misma sede todas las compañías. En este viaje terminamos alquilando con Hertz, siempre deben consultar todas las compañías que conozcan, los precios varían y pueden conseguir ofertas. Por la cantidad de personas que viajamos (5) y lo largo del trayecto que íbamos a realizar necesitábamos una camioneta con capacidad para equipaje también, por lo que escogimos una Vans, estas últimas no las consiguen en cualquier empresa, adicionalmente deben tener en cuenta que en nuestro caso, la devolveremos en Nueva York, deberán pagar el costo de devolución en otro estado y tampoco todas las empresas tienen esa disponibilidad. Otra duda que mucha gente presenta son los pagos de peaje, todos los años avanza el sistema, este año ya la camioneta trae el dispositivo y pasas automáticamente por todos, pues los sistemas cambian por estado. El pago se realizará al final cuando devuelvan el carro o pagan todos los que puedan para no acumular a ciegas el monto, hay peajes en Florida que no permiten el pago directo. Y por último con respecto al carro, no olviden el GPS, pueden contratarlo o llevar uno propio.
Ya cómodamente sentados en la que será prácticamente nuestra casa por unos cuantos días, nos dirigimos al hotel para dejar el equipaje y salir a Bayside y Miami Beach. En Bayside encontrarán estacionamiento fácilmente y se puede recorrer el puerto, un paseo agradable, donde encuentran algo para tomar, comer, locales comerciales, kioskos y una tarima donde se presentan grupos constantemente. Allí también verán el Hard Rock Café si se quieren sentar un rato y un local no tan famoso pero donde hay música latina, si es fin de semana estará más animado. Lo único a tomar en cuenta es que si hay juego de basket en el Arena los puestos de estacionamiento ya no serán tan fáciles de ubicar.
Miami Beach es un poco más complicado en cuanto a estacionamiento, si quieren recorrerlo es preferible que ubiquen un puesto cercano en las calles paralelas a la playa y lo recorran caminando. Se pueden alquilar bicicletas pero deben tener tarjetas locales.
Nuestro recorrido del primer día concluyó en la primera tiendita, para comenzar a hacer lo que más me gusta hacer en Miami, comprar, así que rápidamente pasé por allí.... para luego irnos a descansar al hotel y poder salir al día siguiente vía Orlando.
 
Segundo día: Para serles bien sincera, no recuerdo mucho de este día, pareciera que mi viaje comenzó al día siguiente. Salimos alrededor de las 9 de la mañana, como el Sawgrass está prácticamente en camino, nos paramos para visitar las tiendas que nos interesaban. Es un centro comercial donde hay varios outlets, si quieren detenerse deben saber que es inmensamente grande, es recomendable que si no van a dedicarse a las compras allí, busquen en el directorio un mapa y se dirijan a donde quieren. Yo en esta oportunidad lo hice en carro para ahorrar tiempo. En Orlando también encontrarán outlets de las mismas marcas, aunque las cosas son semejantes no en todos encuentran lo mismo, en especial si se trata de zapatos.
Para seguir hacia Orlando se puede ir por la autopista o por la I-95,  decidimos seguir por esta última para que mi comadre conociera algo más. Entre las paradas se nos hizo de noche, por lo que el recorrido en Orlando fue poco. Dejar maletas en el hotel fue lo primero, quería que mi comadre viera algo alegórico, ya que no íbamos a ningún parque pero faltaban cosas por comprar para prepararnos para el frío que venía, así que fuimos primero de compras, por lo que  al Downtown Disney llegamos tardísimo y poco pudo ver pues ya estaban cerrando, pero fue. Si no quieren comprar el tiempo para conocer rinde muchísimo más pero la tentación es inmensa cuando se va de Venezuela y no se sabe si a medida que subas hacia Nueva York encontrarás los mismos precios. En realidad en esta primera etapa del viaje mezclé mi interés en comprar con el de que mi comadre conociera, así que corrimos. Si no conocen la ciudad es recomendable que dejen más tiempo para visitarla, si quieren comprar mucho más. Nuestro recorrido principal del viaje, comienza a partir de Orlando por lo que estábamos preparados para el apuro. Es recomendable que escojan un hotel que quede cerca de lo que quieren visitar aquí, para llegar rápidamente a dejar maletas.
Tercer día: Aquí comienza realmente nuestra aventura por conocer. Revisé en google maps las vías y decidí que nos fuéramos bordeando la costa, hay una carretera excelente la A1A que resultó ser una de las mejores decisiones. Pueden subir por la I-95 pero queríamos conocer más.
Y les enseño todo lo que nos encontramos antes de llegar a Charleston, nuestro destino para este día. Pueden hacer el recorrido más corto y parar antes pero como les conté en el post anterior, quería conocer sin restarle tiempo a Virginia y New York.












 
Luego de la A1A deben retomar la vía principal, la I95. Pueden llegar a Savannah Georgia o hacer lo que hicimos nosotros, desviarnos hacia Charleston, ciudad que forma parte de la ruta histórica. Las últimas dos imágenes son de allí. St. Augustine es hermoso, aunque el olor que la acompaña es desagradable, iba a buscar la causa pero hasta hoy que estoy escribiendo, lo había olvidado.
 
 
 


viernes, 15 de noviembre de 2013

Remordimiento


Aquel que siento conmigo misma a esta hora, de madrugada, cuando una amiga desde Dubai escribe: Buenos días!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
En ese instante, pienso yo.... A qué hora pretendes dormirte!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
Se supone que respondan las que están más cerca de su charco, no la sinvergüenza Venezolana que no sabe controlar un horario de vida.
Así que.... a dormir! Si logro apagar la computadora, tengo varias noticias pendientes por leer y 5 vidas de Candy Crush por jugar.

jueves, 14 de noviembre de 2013

De Miami a New York... con cupo CADIVI

 
   Como en este blog me he dedicado a hablar casi de cualquier cosa, les iré contado lo que es viajar de Miami a New York por carretera y con cupo CADIVI.
   Por ahora lo primero es rezar que te aprueben el cupo, ya las carpetas las aceptaron, eso por lo general no tiene mayor inconveniente, no sin antes solicitar en uno de los bancos hasta la factura de compra del boleto, el boleto sellado no les servía... luego rezar que salgas sorteado en la subasta SICAD para poder llevarte un poquito más de lo que te asignan, si es que siguen lanzándola para la fecha que me corresponde y por último, rezar que las elecciones se den en la fecha prevista, gane por supuesto la oposición muchas alcaldías, Maduro se deprima y se vaya pal zipote y en este país volvamos a vivir en libertad...... el mayor sueño de todos es este último y es el más difícil...
   Los pasajes, si quieres viajar con buenos precios debes comprarlos con tiempo y si es necesario, harás escala en cualquier país, aunque si eres medio pilitas puedes cazar los cupos que se han ido liberando en las aerolíneas después del susto que se metieron los que no iban a viajar pero si a raspar la tarjeta, que nos fregaron a todos los demás que queríamos pasarla pero de verdad ...  
   Después del detallazo del boleto, deberás buscar un carro y cómodo porque van a ser muchas horas en carretera, no pensarás meter 8 maletas en un carrito... ese carro no deberás pagarlo allá en la forma tradicional.... pues te bloquearán un depósito que te será devuelto al devolver el carro y ya no podrás disfrutar!!! porque eres un  Venezolano que te has calado que hagan lo que quieran con tu dinero y solo dispones de tu cupo en esos días de viaje, si quieres disfrutar la devolución del depósito, deberás esperar 45 días después de tu llegada, comprar otro boleto a cualquier lugar, volver a meter las carpeticas y usar tus piches 300 dólares que te devolvieron del depósito del carrito, o viajar a Europa para que te den 500 dolaritos más, es decir, te quedas en el aeropuerto y luego te regresas..... Para los que no entienden el sarcasmo, todo lo anterior lo fue.
  Para el carro hay varias opciones, en internet se encuentran, que te permiten cancelar sin el depósito y hay representantes aquí de algunas agencias que te lo cobran en bolívares, obviamente al cambio que no podemos nombrar pero te permite disponer del cupo completo para lo demás. Una camioneta por 17 días oscilará entre 950 y 1500 $ dependerá de con quién se contrate el servicio y de los seguros que coloques que debe incluir más que el básico, considerando las horas y trayecto que se estará en carretera, a la hora de escoger seguros tampoco debes volverte loco, para un viaje tradicional con el básico es suficiente, si es por las agencias terminas pagando el triple en seguros de lo que pagaste por el carro.
  Los hoteles dependerán del gusto, manía, poder adquisitivo y personas que viajen, yo, al ir con niños, no puedo ir dispuesta a quedarme donde me agarre la noche, de lo contrario lo haría, me encantaría poder hacerlo así, hay sitios donde la disponibilidad en determinadas fechas es limitada pero si uno no va con ninguna manía o situación particular, se encuentran.
   Pagar los hoteles por lo general no genera inconvenientes como el carro, así que pagarlo desde aquí, vía internet o allá, es indistinto, unos lo aceptan, otros no. Si tienen cupo electrónico a estas alturas del año, sirve para algo, el de una pareja ya son 800 $, si tienen mamá o suegra con tarjeta pues aumentan los montos.
   Qué más hay que planificar? pues por dónde te vas hasta New York! Como a mi me encanta conocer todo lo que pueda, intento hacer el recorrido lo más cerca de la costa que puedo en las zonas donde hay algo que ver que me llame la atención.
   La I 95 te lleva desde Miami hasta New York, así que será la más transitada y nos desviaremos de vez en cuando para conocer lo que queremos.
   Así va mi itinerario y luego les seguiré contando cómo se realiza en realidad.
   Miami, una noche, voy con una amiga que no la conoce y aunque en medio día y una noche no podrá ver gran cosa pienso llevarla a Miami Beach, a Bayside y pararemos en cualquier tienda a comprar algo.
   El segundo día iremos a Orlando, también para que mi comadre conozca alguito, aunque tampoco será mucho, el Downtown Disney le servirá para imaginarse que fue a algún parque... otra mega tienda y un paseíto rápido para alguna compra más en uno de los mall de outlets y listo, a dormir para salir al día siguiente.
   El tercer día saldremos hacia Savannah, ya en Giorgia, ya ese día me desviaré de la I 95 para irme bordeando la Costa y ver las pequeñas ciudades que están cerca del mar, no nos quedaremos en Savannah, pues hay una ciudad a hora y media que está al lado del mar y como yo como que persigo el agua decidí que nos quedáramos en Charleston, igual pasaremos por Savannah y para ver la arquitectura, con pasar por allí tengo, dicen que Savannah es muy bonita pero Charleston pareciera serlo aun más, requiere un poco más de trayecto, pero para eso vamos.
   El cuarto día seguiremos directo hacia Virginia, donde nos quedaremos en casa de una amiga de toda la vida que, como casi todas, viven afuera. Pensé en que nos quedáramos en las Carolinas una noche para no hacer el trayecto tan largo pero como queremos tener más tiempo en New York y no restarle tiempo a Virginia, aceleramos en este punto. Igual nos detendremos en donde nos llame la atención y además, hay que comer en algún lugar. En Virginia nos quedaremos un poco más, tenemos guía como para poder recorrer sitios interesantes y, previendo que no necesariamente nieva en esas fechas, aunque este diciembre anuncian que será muy frío y es probable, mi amiga nos prometió que hay un lugar que si no hay nieve la fabrican y los chamos están locos por conocer la nieve.
De Virginia iremos a Washington, donde nos quedaremos dos días, es un lugar que tiene mucho por conocer y aunque dos días pueden resultar pocos, no es el fin principal del recorrido. En Washington es en la única ciudad donde nos quedaremos en un hotel con más estrellas y solo porque era el más económico en una oferta que conseguimos, lo importante en la búsqueda de los hoteles no es solo la economía sino la ubicación con respecto a lo que quieras conocer, estar pendientes de que incluya los desayunos y el estacionamiento es fundamental, muchos pueden resultar más económicos y al final, terminarás pagando mucho más. En Washington, todos los museos son gratis, una excelente ayuda para quienes viajamos con pocos dólares asignados y no los podemos comprar al precio de la calle...
 Después de 2 noches nos iremos al tan ansiado Nueva York, parando por supuesto en Philadelphia. New York promete ser un recorrido largo. Para los que no lo han hecho los ayudaré cuando lo haga y sepa cómo resulta, por los momentos solo puedo ayudarles con un dato, hay una tarjeta que se llama New york pass, en realidad hay varias pero me decidí por ésta, que incluye un sinfín de lugares, no es barata pero termina resultando mucho más económica que pagar cada uno de los lugares que visiten y además te ayuda a que conozcas más pues de lo contrario reducirás la cantidad de sitios en función de lo que vas gastando.  Además de incluir las entradas tiene pase rápido para muchos de los lugares donde se hacen enormes colas. Cuesta aproximadamente 200 $ por persona. Allá también espero poder encontrarme con otra gran amiga de toda la vida, que vive allá desde hace muchos años y la conoce a la perfección,  nos ayudará en algunos detalles que se nos escapen y servirá para vernos.
Conseguir hoteles en Manhattan en esas fechas es muy complicado y para 5 personas prácticamente imposible, además de ser excesivamente costoso, así que conseguimos uno que queda a 20 minutos pero que tiene en frente una parada de autobús, habíamos reservado en otro que estaba cerca de la estación del metro pero había que hacer transferencia y luego caminar, así que preferimos el del autobús, que además nos permitirá ir viendo mucho más de lo que se ve desde el metro, obviamente también entraremos al metro varias veces, si no, es como si no hubiéramos ido. Hay tickets que incluyen metro y autobús, de acuerdo a los días, el nuestro cuesta un promedio de 30 $.  Todo esto se los coloco pues he leído varios post de gente que ha hecho el viaje y los detalles que han colocado me han ayudado un montón.
En el hotel buscamos tener estacionamiento, nevera y microondas. Algo que nos ayudará a ahorrar, aunque sea poco. Aunque todo el mundo recomienda no tener el carro allí, el precio no variaba mucho con respecto a devolverlo, así que nos quedamos con él y lo devolveremos en el aeropuerto, nos ahorramos el taxi y tenemos carro para salir de noche a algunos lugares que queramos y recorrer las afueras. Un detalle importante para los que van con bajo presupuesto son las comidas congeladas, aunque son totalmente llenas de preservativos y todo lo opuesto a la salud, hay muchas que no saben nada mal, son excesivamente económicas, las pueden calentar en el microondas de la habitación del hotel y se ahorran bastante, no servirá para todos los días ni para todas las comidas, pero ayuda.
Pensamos quedarnos 7 días, intentaremos no llorar al tener que ir al aeropuerto para regresar a nuestra realidad. Les contaré los avances en otro momento, el recorrido en New York no lo he concretado, quiero llevarlo por zonas para intentar conocer lo máximo que pueda en 7 días, con dos varones en plena aborrescencia y pre aborrescencia... Vamos a ver cómo nos va.